ANONG

Comunicado | La sociedad civil propone la agroecología como un camino para cambiar

Desde la Cumbre de Sistemas Alimentarios en Nueva York, hasta el Parlamento uruguayo: la sociedad civil propone la agroecología como un camino para cambiar.

El sistema internacional se ha enfocado, como nunca antes, en la crisis de los sistemas alimentarios, con la realización de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios que la Organización de Naciones Unidas (ONU) realizará en Nueva York el 23 de setiembre del 2021. El gobierno uruguayo ha suscrito al llamado a participar del evento, cuyo objetivo principal es  poner en marcha “medidas nuevas y audaces” para que los sistemas alimentarios sean “más saludables, sostenibles y equitativos”. 

El pasado 18 de agosto, mediante una carta abierta, las organizaciones nucleadas en ANONG expresamos la urgencia y la necesidad de implementación del Plan Nacional de Agroecología (PNA); atendiendo a la fundamentación histórica nacional de la agroecología, basada en evidencias teóricas, prácticas y técnicas de importante acumulación en el país. En particular, planteamos garantizar el derecho a la alimentación saludable, el derecho de acceso a  la tierra mediante, entre otras medidas,  el correcto desempeño del Instituto Nacional de Colonización y el apoyo a la agricultura familiar a través de la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Ante la ausencia de respuesta por parte de la secretaría de la Comisión Honoraria del PNA, del MGAP, y del Ministerio de Ambiente, reiteramos nuestra expresión en momentos donde se debate la necesaria transformación de los sistemas agroalimentarios. 

A pesar de producir más alimentos que en ningún otro momento de la historia, el porcentaje de estos que se pierde como desperdicio también bate récords.  Todavía hay 820 millones de personas que pasan hambre y cerca de 2.000 millones tienen sobrepeso u obesidad, lo cual contribuye a la creciente incidencia de enfermedades relacionadas con la alimentación. Una nutrición deficiente en la infancia puede provocar retraso del crecimiento, que a su vez altera las funciones cognitivas y menoscaba el rendimiento escolar y laboral. Y lo que es peor: casi la mitad de las muertes de niños menores de cinco años se deben a la desnutrición.

El Comité Internacional de Seguridad Alimentaria ha propuesto como uno de los  insumos para el debate un documento titulado “Policy recommendations on agroecological and other innovative approaches for sustainable agriculture and food systems that enhance food security and nutrition”, que recoge importantes aportes y logros de la FAO, el IPCC, el IPBES, entre otros, reconociendo centralmente el potencial transformador de la agroecología.

Sin embargo, la sociedad civil organizada globalmente ha planteado preocupaciones importantes respecto al proceso de esta Cumbre de la ONU. Si bien es muy oportuna la discusión sobre los sistemas alimentarios con la participación de los diferentes sectores, el proceso preparatorio de la Cumbre ha dejado varios cuestionamientos sobre sus modalidades, fines y resultados. Por un lado se ha generado una importante asimetría de poder en las negociaciones, por una participación desbalanceada del sector agropecuario empresarial corporativo, y por otro se han omitido las conclusiones de los diferentes foros y trabajo de personas expertas.

En consecuencia, varias organizaciones latinoamericanas, hicieron un llamado urgente a los gobiernos a respetar e incluir los resultados de los diálogos independientes de consulta nacionales e internacionales, organizados por la sociedad civil y por representantes de sectores sociales, así como del trabajo preparatorio realizado por expertos/as en el marco de la Cumbre.

Concluimos resaltando 1) la importancia de la congruencia del movimiento agroecológico de la sociedad civil global con muchas de las más avanzadas conclusiones de los organismos científicos asesores de las Naciones Unidas y academia internacional , 2) la centralidad de la participación activa y prioritaria de la sociedad civil organizada, agricultores, campesinos, población originaria y consumidores, en las instancias de avance en el impulso e implementación de políticas públicas para sistemas agroalimentarios sostenibles basados en la agroecología y 3) instando al gobierno de nuestro país a comprometerse localmente con los objetivos globales de sistemas alimentarios saludables, equitativos y sostenibles, a través de la implementación inmediata del Plan Nacional de Agroecología apoyado en las organizaciones de la sociedad civil. 

El PNA no solo puede aportar elementos clave para la soberanía y seguridad alimentaria en tiempos de la crisis instalada por el COVID 19, sino también brindar estrategias de largo plazo generando empleos verdes y  medios de vida. Es una urgencia nacional.

* Comunicado de ANONG, que cuenta con con la adhesión de la Red de ONG Ambientalistas.