ANONG

Comunicado ante caso de homicidio infantil en Montevideo

Montevideo, 27 de abril de 2022


Ante los hechos de violencia que viven niñas, niños y adolescentes en Uruguay:


La Asociación Nacional de Organizaciones No Gubernamentales Orientadas al Desarrollo, el Comité de los Derechos del Niño del Uruguay, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres, la Intersocial Feminista y la Red Uruguaya Contra la Violencia Doméstica y Sexual manifiestan su profundo dolor y repudio por el homicidio de dos niños de 8 y 9 años en Montevideo por parte de su padre.


El lunes pasado, Día Internacional contra el Maltrato Infantil, el SIPIAV informó que se atendieron 7.035 situaciones en 2021. Señalamos que las situaciones detectadas por SIPIAV son en su fase crítica y contemplan solamente una parte del total de la problemática; es decir, se trata solo la punta del iceberg.


La violencia contra niñas, niños y adolescentes es un grave problema en nuestro país.  Si bien se ha avanzado en la posibilidad de identificar algunas situaciones, se sigue llegando tarde a distintas acciones tales como: la prevención, protección y a las respuestas de atención integral a las víctimas. Asimismo, la sanción a los responsables sigue siendo escasa o en algunos casos inexistente, perpetuando la impunidad.


Las organizaciones que trabajamos junto a quienes sufren estas situaciones hemos realizado múltiples reclamos debido a la inexistencia de servicios de atención en la mayor parte del territorio nacional y las largas listas de espera donde los hay, lo que expresa que las políticas públicas no dan las respuestas que se requieren.


Entendemos urgente una política pública integral de abordaje a la violencia que considere:

  • Acciones de formación y prevención desde los organismos de salud, educación formal y no formal, operadores de justicia y protección.
  • Campañas de sensibilización.
  • Servicios de atención especializados en cada departamento, accesibles y disponibles.
  • Respuestas de protección para la emergencia.
  • Acceso a la justicia efectiva para las víctimas.
  • Reparación del daño a los sobrevivientes.
  • A su vez, entendemos fundamental subrayar la importancia de que toda autoridad institucional de infancia y adolescencia debe tener una clara trayectoria profesional que incluya formación y experiencia en derechos humanos, específicamente de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes; así como la idoneidad ética y moral probable, sin ningún antecedente vinculado a vulneración de derechos humanos.

El aumento de registro de situaciones y el hecho doloroso e inaceptable del homicidio de dos niños por parte de su padre, urge recordarnos que como sociedad debemos exigir que el problema de la violencia hacia niñas, niños y adolescentes sea realmente reconocido en la agenda pública y que se le destinen los recursos que se necesitan para que se prevenga y se atienda a tiempo.

Señalamos que el Estado uruguayo es responsable y garante del uso y goce de todos los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, en este caso, su responsabilidad es reforzada por tratarse de un grupo en situación estructural de desigualdad y vulnerabilidad.

Los niños, las niñas y los y las adolescentes deben ser prioridad en el discurso y en los recursos.

Basta de hipocresía. Es momento de hacer.